Bienvenido al sitio de la Orden Franciscana Seglar en Cuba

La Oración Franciscana

LA ORACIÓN FRANCISCANA

Dice san Francisco:

Por lo tanto, hermanos todos, guardémonos mucho de perder o apartar del Señor nuestra mente y corazón so pretexto de alguna merced u obra o ayuda. Mas en la santa caridad que es Dios, ruego a todos los hermanos, tanto los ministros como los otros, que, removido todo impedimento y pospuesta toda preocupación y solicitud, del mejor modo que puedan, hagan servir, amar, honrar y adorar al Señor Dios con corazón limpio y mente pura, que es lo que él busca sobre todas las cosas; y hagámosle siempre allí habitación y morada a aquel que es Señor Dios omnipotente, Padre e Hijo y Espíritu Santo, que dice: «Vigilad, pues, orando en todo tiempo, para que seáis considerados dignos de huir de todos los males que han de venir, y de estar en pie ante el Hijo del Hombre». Y cuando estéis de pie para orar, decid: «Padre nuestro, que estás en el cielo». Y adorémosle con puro corazón, «porque es preciso orar siempre y no desfallecer»; «pues el Padre busca tales adoradores». «Dios es espíritu, y los que lo adoran es preciso que lo adoren en espíritu y verdad» (1 R 22,25-31).